Recientemente se ha realizado un cambio en el logotipo de Correos. Vamos a analizar en qué ha consistido ese cambio y las implicaciones que tiene.

Correos es una marca de referencia en España, con una gran visibilidad, tanto porque en sus orígenes fue una empresa pública como porque sus vehículos, empleados, oficinas y logotipos en general, tienen una presencia total, pudiendo ser visto en todos los barrios y calles. Tiene por tanto una gran visibilidad y goza de un elevado reconocimiento de marca por parte de la ciudadanía.

El Logotipo Original

En 1977 José María Cruz Novillo ideó el logotipo de la empresa pública Correos, con una modificación el 2000, que fue el que ha estado en funcionamiento hasta ahora. El logotipo fue un gran acierto en general, tanto por los elementos que hacían una asociación directa con el mundo y servicio de los carteros, como por el color empleado, que era diferente y muy novedoso para el momento.

El Cambio 2000

Se produce un pequeño retoque y modernización del logotipo, pero totalmente menor. Se reduce el número de borlas bajo la corona. Es una simplificación básica pero muy efectiva que hace más sencilla la reproducción del Logotipo de forma sencilla y nada traumática. Se puede decir que pasó bastante inadvertida.

 

El Cambio 2019

Lo primero que debemos entender, es la intención de este cambio, que se centró en bajo las directrices: Sencilloy Digital, pero, por otra parte, Manteniendo los Rasgos Esencialesde la marca. Podríamos estar hablando más bien de una revisión del logotipo adecuándolo a algo un poco más moderno. Más bien un retoque superficial frente a un cambio de imagen.

La aspiración hacia la sencillez y lo digital es una tendencia desde hace unos años en el “branding” corporativo. Se intentan conseguir logotipos sencillos, claros, fácilmente identificables y que puedan encajar en todos los soportes digitales con facilidad.

Qué es lo que se ha cambiado

El cambio de logotipo buscaba mantener los elementos esenciales de la marca, pero elimina y simplifica aquellos que quizás no eran tan diferenciadores. La idea era la de simplificar el logotipo, pero manteniendo el espíritu de este.

Se mantienen algunas de las características de referencia del logotipo como son el color amarillo del fondo y la cornamusa (corneta). Pero se eliminan y se simplifican algunos aspectos para simplificar el logotipo como algunos remates, puntos y la cruz.

Con todo ello, se ha buscado crear una imagen, como dicen los creadores, más “sencilla, abierta y digital”, pero sin perder los valores y potenciando que sea fácilmente identificable. Pesamos que es algo que se ha logrado, pero que ya el logotipo original poseía.

Opinión

Este pequeño cambio de actualización de diseño, adecuándolo a las nuevas corrientes y a los cambios que hemos visto recientemente, tendrá un gran impacto presupuestarios en Correos:

  • Coste del Diseño: El coste del diseño fue de 250.000€
  • Coste de la implantación del nuevo Logotipo: Estamos hablando de realizar un cambio paulatino pero total en oficinas, papelería, vehículos, empleados… nos da una perspectiva del tamaño e inversión necesarias.
  • Coste del despliegue publicitario: Se tiene ideada una campaña publicitaria para dar a conocer la nueva imagen. Tocarán medios masivos y nacionales.

La pregunta que nos podemos hacer es si es realmente necesario. Estamos hablando de un cambio menor, de “reStyling”, apenas afecta al logotipo, a su identidad. Pero tampoco creo que contribuya mucho a su modernización y a la adecuación ya que el logotipo original del 2000, ya, desde nuestro punto de vista, es bastante sencillo y digitalizable.