Me gustaría tratar un tema que desde hace unos años se va haciendo más habitual: la entrada de nuevos actores que pueden ofrecer créditos y servicios similares a las empresas y negocios.

En un principio, siempre que hablamos de créditos para empresas (créditos, pólizas de crédito…) siempre pensamos en una entidad bancaria típica. Pero desde hace unos años, se va normalizando otro tipo de entidades que tienen, entre sus servicios, esta misma actividad económica. Son entes perfectamente regulados (al menos deberíamos cotejar este aspecto), por lo que se convierten en una opción real y factible para obtener financiación para nuestro proyecto.

Aquí os expongo algunos aspectos que deberíamos tener en cuenta a la hora de usar estos nuevos proveedores:

VENTAJAS

  • Rapidez: Suele ser más fácil de obtener que con los tradicionales bancos. Por lo general se pasan menos controles y se tiene que aportar menos documentación. Digamos que el departamento de riesgos pone menos trabas que en los bancos corrientes.
  • Es más complicado que rechacen la solicitud: al necesitar menos documentación y al tener una menor exigencia en la documentación es más fácil que obtengas ese crédito.

DESVENTAJAS

  • Importes más reducidos: suelen ser créditos por cuantías más bajas (normalmente de 3.000€ a 15.000€), por lo que si necesitas un mayor importe, te va a resultar difícil.
  • Intereses más elevados: por lo general los intereses y comisiones son más elevados. Intenta siempre conocer el importe total de lo que te va a constar ese crédito.

 

PRECAUCIONES

  • Deben ser personas jurídicas que pueden hacer esta actividad. Deben ser legales y acogerse a las estricta reglamentación que exige el estado para operar en este sector.
  • Hay diversas opciones, modelos y formatos de empresas que dan este servicio, se debe elegir aquella que mejor encaje con las necesidades
  • Ten en cuenta todos los intereses y comisiones (algunas de ellas encubiertas) antes de la contratación. Quizás pueda ser interesante contratar a un asesor como apoyo en la toma de esta decisión.
  • Nunca contratar con una entidad que no esté legalizada para operar en el sector. Si tienes alguna duda, infórmate previamente en internet o con tu banco habitual.

Encuentra más información para Proyectos Culturales aquí