Descubre las ventajas y los peligros que tiene emplear Imprentas Online por primera vez.

Internet ha cambiado, en muchos aspectos, la forma de buscar y contratar con proveedores y el caso de las imprentas es uno de ellos.

Antes, la imprenta era un proveedor de confianza, con el que se trabajaba durante muchos años y el precio dependía de la relación y márgenes de esta. Prevalecía, por encima de todo, una relación de cercanía y que, si ocurría algo malo, no habría problema y se resolvería rápidamente.

La factura por el servicio solía ser elevada, primero por que en muchos casos la impresión era offset o porque no era un mercado con tanta oferta como el que vivimos.

Hoy en día, uno de los servicios que más ha evolucionado es el de la imprenta. Hoy no es una locura tener como proveedor una imprenta de Alemania o Italia. Tanto por servicio, como por precio y tiempos, pueden competir e incluso mejorar a las tradicionales. Vamos a intentar ver ventajas y elementos a prestar atención cuando contratemos con una imprento online:

Precio: el precio suele ser uno de los puntos fuertes de las Imprentas online, ya que, ante todo, suelen trabajar con grandes volúmenes por lo que sus costes bajos y pueden reducirlos del coste final al cliente.

El coste del envío suele estar cubierto por la imprenta si el pedido llega a cierta cantidad. Pero aún con coste de envío, el ahorro suele ser bastante elevado y sigue compensando la compra online.

También hay que reconocer que, para productos muy concretos y poco habituales, este precio puede elevarse y dejar de ser tan económicos comparativamente.

Envíos: el envío tiene una doble incidencia, por un lado, aumentan los plazos de entrega (en uno o dos días) y además encarece el servicio. Pese a todo y desde nuestra experiencia, en muchas ocasiones la agilidad de producción de muchas de esas imprentas online, reducen los tiempos y los equiparan a las de las tradicionales imprentas.

Sobre el coste del envío, es importante tenerlo siempre presente.

Tiempos: sigue en la línea de lo ya comentado. Suelen reducir tiempos de producción, pero se aumenta el tiempo de envío. En términos generales, si es muy urgente lo que uno necesita, lo mejor en contactar con la imprenta habitual y cruzar los dedos para que no estén bloqueados y puedan adelantar tu producción. Si no es posible, sabes que, en la imprenta online, en 3 ó 4 días puedes tiene tu pedido.

Limitación de Opciones: quizás sea una de las desventajas de una imprenta online. Muchas veces, para mejorar los precios y los tiempos de producción, no tienen la infinidad de materiales y acabados que puede tener una imprenta tradicional y si los tienen, los plazos y costes se disparan. Si se piden productos fuera de su catálogo habitual, quizás no los hagan o quizás te salgan demasiados caros.

Calidades: la calidad del servicio y producto de una imprenta tradicional y una online, no tienen por qué diferir mucho, ambas pueden ofrecer productos de buen acabado y buena calidad. Aún así, es habitual recibir productos defectuosos de los dos tipos de imprentas, por lo que lo ideal es siempre trabajar con gente que nos sirve de forma seria y profesional.

Devolución: mi experiencia me lleva a pensar que o se tiene mucha relación con una imprenta tradicional, o por lo general será más sencillo que puedas devolver el producto que no ha cubierto tus expectativas a una imprenta online. Eso sí, por lo general deberás cubrir los gestos de envío.

Comunicación: por lo general siempre va a ser más sencilla una comunicación con una imprenta local que con una online. A veces por el idioma u otras veces por la cercanía. Siempre ayuda mucho poder acercarse para ver físicamente la imprenta que va a realizar tu trabajo o para chequear cómo se está realizando.

Servicio post venta: es uno de los puntos más interesantes. La imprenta online suele tener un servicio post venta bueno, tanto de seguimiento y resolución de problemas como con ofertas y promociones para que puedas seguir contratando productos. Las imprentas tradicionales dependen del buen hacer del comercial y no siempre es lo mejor. Pero hay imprentas tradicionales realmente exquisitas en esta relación.

Con todo y a modo de resumen. La imprenta online juega con ciertas ventajas frente a la tradicional, pero desde mi modo de ver las cosas, si se tiene una imprenta tradicional de confianza y con precios competitivos, yo me decantaría por esta opción.

Si, por el contrario, buscas un trabajo rápido y no tienes relaciones previas, una imprenta online puede ser la primera opción.