Seleccionar página

El 22 de Octubre es el Día del Gestor Cultural, un día perfecto para reivindicar nuestro trabajo, reflexionar sobre la situación de la profesión y poder establecer nuevas metas para el medio y largo plazo.

Para ser Gestor Cultural, no es necesario un título o un máster. Gestor Cultural es todo aquel profesional, con un interés en la cultura (en todas o en una faceta específica) y que se dedica a promover, desarrollar, incentivar, planificar… proyectos culturales en ese ámbito. No importa el tamaño o el presupuesto de estos proyectos, lo que confiere al Gestor Cultural toda su esencia y razón de ser, es esa ansia de impulsar programas y espacios culturales.

Retos para el futuro:

Entre los retos que destaco para el futuro del Gestor Cultural, sin duda establezco como críticos, la necesidad de Profesionalización, el Reto Digital y el Reconocimiento Social de la Profesión. Éstas son dos barreras importantes que aún están, en muchos casos, por superarse. Con un gran potencial, pero que actualmente, en muchos proyectos, son un lastre.

  • Profesionalización: Cada vez hay más cursos y maestrías asociadas a la gestión cultural, pero cuando hablamos de profesionalización, hablamos también de un trabajo más eficiente, con menos intrusismo, un conocimiento multidisciplinar (con formación y experiencia en ámbitos tan diversos y necesarios como el Marketing, Finanzas, Gestión de Equipos…).
  • El Reto Digital: Es una gran barrera que aún no se ha superado. Convertir Internet en un aliado para nuestro proyecto o iniciativa es clave, tanto por la potencialidad del medio, como por ser, en muchos casos, la única forma de alcanzar a muchos de nuestros públicos. Aún tenemos un largo recorrido en este campo.
  • Reconocimiento Social de la Profesión: Aunque ya se está avanzando en este tema, es importante que la profesión del Gestor Cultural obtenga el reconocimiento social, que tenga definidas sus funciones y que seamos reconocidos por la sociedad.