Qué es el coleccionismo corporativo, características generales y motivos por los que una empresa decide hacerlo 

El Coleccionismo Corporativo es aquel coleccionismo que está realizado por una empresa privada. Es decir, una empresa privada va adquiriendo piezas de arte para ir creando una colección privada de arte. Es un aspecto que sigue creciendo en nuestra sociedad y que cada vez tiene más peso, convirtiéndose en un factor clave dentro del Mecenazgo del siglo XXI.

Orígenes

Caixa Forum – Ejemplo de coleccionismo corporativo

Podemos decir que el Coleccionismo Corporativo nace con la revolución industrial, cuando grandes familias y empresarios que han creado grandes fortunas, empiezan a disponer de capital para empezar a coleccionar. Se considera que fue John D. Rockefeller, el primer gran empresario que empezó a realizar un coleccionismo corporativo tal y como aquí lo vamos a definir.

Este coleccionismo surge ante la aparición de esta nueva clase social de ricos empresarios íntimamente ligados a sus empresas que cogen el relevo de los clásicos mecenas anteriores como burgueses, reyes, familias nobles o la Iglesia. Es ya un Coleccionismo Corporativo, pero está íntimamente ligado al propietario de la empresa.

Este Coleccionismo Corporativo va evolucionando hasta la actualidad, en la que la corporación es ya la que se interesa directamente por el mecenazgo y se convierte en un elemento más de la empresa, no ya tan dependiente de interés del fundador o propietario, figura que actualmente se diluye en cuanto a que las corporaciones se hacen más grandes y en muchos casos, con accionistas.

Diferencias entre coleccionismo individual y corporativo:El coleccionismo corporativo se suele diferenciar del coleccionismo individual en que si en la individual prima un amor y pasión por el arte, en el corporativo, hay otros valores trascendentes a la hora de empezar ese coleccionismo. Aspectos como económicos, imagen de empresa o prestigio empresarial son aspectos claves que se tienen en cuenta a la hora de empezar una colección.

Otro punto clave es la gestión de la colección, mientras la colección individual tiende a recluirse y ser lo más privada posible, la corporativa tiende a ser expuesta y se le da al público la posibilidad de poder disfrutarla por medio de salas y exposiciones.

Motivos del Coleccionismo Corporativo:Podemos resumir que hay cuatro razones fundamentales para la aparición y desarrollo del Coleccionismo Corporativo: Razones Económicas, Razones Sociales, Razones de Prestigio y Otros Motivos.

Forma de Inversión:La compra de arte puede tener una finalidad de inversión y rentabilidad en el medio/largo plazo. No suele ser el factor determinante que inicie la actividad de Coleccionismo Corporativo en una empresa, pero es siempre una opción interesante y que además podrá limar tensiones con el departamento financiero, por ejemplo.

Recordemos además que el arte no pierde valor, sino más bien, lo contrario, con el tiempo tiende a crecer, por lo que es una forma de rentabilidad el capital a medio/largo plazo bastante habitual.

Desgravación Fiscal: El Mecenazgo, el Patronazgo… son formatos que las empresas usan para poder desgravar impuestos. En ocasiones solo este aspecto puede ser un factor esencial para la toma de la decisión por parte de una empresa de empezar con el Coleccionismo Corporativo.

Las economías occidentales, en especial las más avanzadas empresarialmente fomentan, a través de ahorro de impuestos, que las empresas se conviertan en coleccionista o que fomenten el desarrollo y la producción de los artistas.

Muchas veces este hecho de rentabilidad impositiva se convierte en el factor determinante a la hora de que una empresa empiece a realizar Coleccionismo Corporativo

Forma de inmovilizar Capital:En ocasiones hay empresas que tienen mucho dinero en cash (efectivo) y no sabe qué pueden hacer con él. Muchas veces la inversión en la creación de colecciones, gracias a los motivos económicos descritos anteriormente, terminan contribuyendo a la toma de decisión. 

Definición de Identidad Corporativa:En ocasiones este Coleccionismo Corporativo es creado por o para definir el conjunto de elementos de identidad y cultura corporativa que puede tener una empresa. Quieren presentarse en la sociedad y ante sus clientes, como un referente a la hora de contribuir con el arte y los artistas

Un ejemplo claro de este tipo es por ejemplo La Caixa en España, que a través de su Fundación han creando algunos espacios de referencia en la que se expone su obra, así como colecciones temporales.

Responsabilidad Social Corporativa: La acción del Coleccionismo Corporativo contribuye de una forma muy importante al impacto positivo en la sociedad al ayudar a la creación, conservación y difusión de su patrimonio artístico.

Desde este aspecto, muchas empresas privadas ven en el Coleccionismo Corporativo una forma de contribuir con la sociedad, de retornar parte de sus beneficios a la sociedad.

Creación de un Espacio de Exposición:En ocasiones las empresas desean crear una fundación o una sala expositiva o simplemente desean potenciar y mejorar la que ya tienen. Las empresas quieren aparecer ante la sociedad y sus públicos con su rostro más amable y éste, el del coleccionismo y el arte, es una de las más utilizada.

Continuar con la tradición:a veces las empresas continúan con la actividad de coleccionismo que en algún momento pudo haber tenido el fundador de la empresa. Gracias a los beneficios fiscales que ahora.

Alcance a nuevos Públicos:A través de una nueva imagen y un interés por el arte, las empresas, en ocasiones, buscan llegar a nuevos públicos y potenciales clientes, al presentarse como amantes del arte o por medio de una colección atractiva, buscan presentarse y llamar la atención sobre públicos que quizás no alcanzarían de otro modo

Llegar a los medios de Comunicación: muy en línea con el aspecto anterior, tener una colección de arte, así como organizar eventos asociadas a la misma, es usado por estas empresas como una vía de captar el interés de los medios de comunicación y así poder llegar al gran público.

No es un elemento decisivo en la toma de decisión de empezar con el coleccionismo por parte de una empresa, pero sí es un aspecto que se tiene en cuenta.