Entre el Marketing y la Gestión Cultural debería haber una relación intensa y estrecha. El marketing debería estar integrado como un área clave dentro de la Gestión Cultural de todo Proyecto o Bien Cultural. Pero a veces, esta relación parece que es menospreciada y en algunos casos, inexistente.

El Marketing contribuye de forma muy activa en toda Gestión Cultural, facilitando la consecución de muchos objetivos de todo proyecto (como lo hace en su día a día en la aplicación empresarial), aporta una visión de medio y largo plazo, da un enfoque más moderno y empresarial a la gestión o contribuye a acercar al público, son algunos de sus beneficios

El Marketing en la Gestión Cultural contribuye directamente en:

  • Ayudar a captar visitantes:ya sea en nuestro punto de trabajo como en nuestra web o espacios online
  • Genera Presencia y Relevancia:tanto en medios como en la mente de los diferentes públicos
  • Ayuda a difundir el trabajo que se está realizando:puede convertirse en un altavoz para hacer llegar a la sociedad y diferentes públicos la labor que estamos haciendo
  • Contribuye a facilitar la consecución de Patrocinios y Mecenas: tanto de forma activa como preparando materiales, como de forma indirecta, contribuyendo en dar una imagen profesional y atractiva al proyecto.
  • Facilita que se obtengan otras fuentes de ingresos:se pueden potenciar o activar las ventas de merchandising, ecommerce… que contribuyan a ser una fuente de ingresos adicional.
  • Visión a Medio y Largo Plazo: aporta esa perspectiva al hacer pensar al gestor en el medio y largo plazo, tanto en los objetivos como en las estrategias a desarrollar.
  • Perspectiva más Empresarial:nos guste o no, en esta sociedad en la que vivimos, es necesaria, en muchos casos, poder tener una visión de nuestra labor un poco más cercana a la realidad empresarial.

No tenerla en cuenta, denota claramente una visión muy limitada de la Gestión Cultural. Como actividad multidisciplinar, la Gestión Cultural y de Patrimonio va más allá del Bien Cultural o Patrimonial. En ella entronca multitud de elementos clave, para poder conseguir el buen desarrollo de nuestra actividad. El Marketing es uno de ellos.

El problema que vemos es el gran desconocimiento y poca profesionalidad, en muchos casos, en la aplicación de herramientas, y estrategias de marketing dentro del Patrimonio. Vemos el problema en todos los niveles, desde el formativo (en el que se imparte un marketing excesivamente básico, teórico y alejado de la realidad actual), hasta la aplicación directa en los proyectos, tanto pequeños como grandes, en los que destaca la escasa visión a medio y largo plazo y la ausencia de profesionales especializados con experiencia.