Seleccionar página

Realmente es muy habitual encontrar como marcas focalizadas en unas determinadas líneas de negocio lanzan al mercado productos de otros sectores o negocios, ya sea ellos directamente o por medio de partners. Suele producirse este proceso con marcas de referencia o que tienen un alto nivel de incondicionales o fans.

La finalidad de este proceso puede ser variada, desde una finalidad de ventas, a una forma de potenciar el conocimiento de marcas, de cubrir una necesidad requerida por los clientes, una forma de obtener sinergias con otras marcas o simplemente realizar un test de mercado para futuros movimientos estratégicos. Pero el elemento común en todos los casos es que la marca que aporta el nombre debe ser una marca fuerte, perfectamente conocida en el segmento en el que se desarrolla y con unos clientes que poseen una implicación mayor que la simple compra/venta

Hemos conocido ejemplos en los que sólo había un aporte de marca a productos ya hechos como el Peugeot 106 Pepsi MAX, el moderno Citroën Lacoste así como un modelo más antiguo de Peugeot 205 Lacoste, Zapatillas Puma de Ducati o Ferrari, Portátiles Acer Ferrari… casos en los que nunca las marcas han realizado directamente la producción. Otros ejemplos como la colonia Nike ó Adidas o las prendas deportivas de Aston Martin se han convertido y auténticas líneas de negocio para esas marcas.

“No Whooper, no life”

En este caso de Burger King, el lanzamiento de la colonia se presenta como algo temporal y además focalizado en Japón. A priorí no se presenta como una nueva línea de negocio y más bien parece ser una forma de satisfacer una necesidad por parte de los fans de esta marca de reafirmación con su marca, parecido al proceso que vemos en Harley-Davidson en la que sus usuarios y fans tiendes a tatuarse la marca en el cuerpo.

En cuanto a olor a Whooper, no quiero entrar en discusiones apreciativas, pero es una forma de reforzar el concepto de marca y de vinculación con los clientes más fieles de la marca. Hubiese sido más fácil un aroma producido de forma específica, con estudios de mercado y que pudiese encajar con el perfil de consumidor e incluso abrir una línea de negocio así, pero la idea es otra.

La colonia Burger King está a un precio de 42$ y con un “stock limitado” y además se incluye la clausula de 1 por persona. El envase de la misma no es nada especial, como podemos encontrar en otras marcas y realmente pasaría desapercibido para el público en general salvo para los seguidores de esta marca.