Seleccionar página

Esta mañana, 03 de septiembre del 2013, Microsoft ha comprado definitivamente Nokia por 5440 millones de euros.

No voy a hablar de la noticia en sí misma, ni de que puede que sea la última acción relevante de Steve Ballmer en Microsoft (ya se ha confirmado que dejará de ser CEO en próximas fechas), me gustaría hablar de la dura lucha estratégica de posicionamiento y captación de usuarios, mercados y teléfonos que estamos viendo dentro de los dispositivos Smartphones y de todas las compañías de referencia.

Los móviles han evolucionado mucho desde que Nokia dominaba el mercado. La irrupción de los smartphones y las tabletas han cambiado el panorama en muy pocos años. Así destacamos el gran repunte y crecimiento debido al Iphone de Apple, que hizo convertir a la compañía de Jobs es el referente del mercado así como la irrupción de nueva competencia como Samsung, que entre ambos dominaron y dominan el mercado. El smartphone tiene una gran potencialidad en t

odos los sentidos, tanto por tamaño del mercado, como por la importancia estratégica, como por que finalmente entre tablets y smartphones los ordenadores tradicionales están perdiendo peso e influencia.

El problema está en las dos grandes compañías de Internet y desarrollo software, líderes hasta el momento en sus áreas, se estaban quedando excluidos de este nuevo pero importante medio: Google y Microsoft. Quizás por falta de visión o carencia de interés, Google y Microsoft dejaron el mercado creciente e incipiente en manos de Samsung y Apple, quienes aprovecharon la oportunidad y se desarrollaron y posicionaron como líderes del mercado con una amplia diferencia con el resto de empresas.


Microsoft logoMicrosoft también lo ha visto así, lo que empezó como una alianza estratégica entre Nokia y el gigante de Gates ha concluido con la absorción. La estrategia es la misma, Microsoft no puede dejar pasar el tren de los smartphones, los número asustan (número de conexiones a Internet por smartphones, crecimiento exponencial del tránsito de datos por smartphones…) los grandes deben estar en este mercado.Google para entrar en el mercado lazó su propio smartphone (que no triunfó demasiado) y además adquirió en 2011 la compañía Motorola, otra de aquellas empresas líderes años atrás (conjuntamente con Nokia) La estrategia está clara, si no puedes entrar en un mercado por tu propia creatividad y fuerza, compra una empresas que ya esté en él y benefíciate de su posición. A veces sale más barato comprar una empresa para entrar en un mercado que el coste del tiempo e inversión en posicionarte en ese mercado.

Es por tanto que esta compra no es sin duda disparatada, es una necesidad.

También recordamos recientemente que Facebook se ha introducido en el mundo de la telefonía, ya frece un aparato smartphone. Tambien destacaría la compañía Tuenti, que tras ser adquirida por Telefónica, empezó a ofrecer tarifas especiales como operadora. Como vemos, hay mucho movimiento en este sector tan reciente, maduro y con un potencial aún tan enorme.

Ahora me gustaría comentar algunas formas de entrar en un mercado nuevo por parte de una empresa

  • Por la compra de una empresa que ya esté en el sector: es una forma más rápida, pero los problemas son claros, por un lado el coste de la compra y por otro, que la empresa que se compra suele tener problemas (por eso se vende) entras en un nuevo mercado, con todos los problemas que eso conlleva, y además debes asumir los problemas originales de la empresa adquirida (pérdida de volumen de negocio, empleados, estructura…). La compra puede ser parcial a modo de alguna participación (una forma de entrar lentamente en la mercado) o total
  • Por medio de alianzas estratégicas: es una forma intermedia de entrar en el sector, una forma de adquirir experiencias e ir posicionándose, pero al final ni frío ni calor, antes o después, si desea tener un posicionamiento claro y propio deberás o adquirir a esos Partners o lanzarte al mercado. Es lo que ha hecho Microsoft cuando empezó su relación con Nokia.
  • Innovando y entrando directamente en el sector: es una forma con pros y contras. Entre los principales problemas de este modelo es que por lo general exige mucho tiempo posicionarse, una inversión grande y además, en muchas ocasiones el público no termina de reconocer a la merca en ese segmento. Lo positivo es que tienes el control de tu empresa, vas creciendo y desarrollándote según tus necesidades.
  • Creando una empresa nueva y diferente: es una forma de empezar de cero y no estar asociado directamente con la empresa matriz. Facilita además que no haya problemas de percepción con la empresa original.