Seleccionar página

Como una compañía que hacía neumáticos se convierte en la empresa de referencia en el desarrollo de la telefonía móvil.

La capacidad de ver oportunidades es escasa y muy importante. Ésta sumada a la capacidad de poder alcanzar y materializar esa oportunidad, ya queda solo para unos pocos. Este es el caso de Nokia, una empresa que vio una oportunidad y supo alcanzarla. Aunque no supo mantenerla (eso quedará para otro caso práctico)

Motorola controlaba una naciente industria, quizás no se imaginaba el impacto que llegó a tener finalmente, hasta 1997. Fue el pionero y la primera gran empresa que tuvo que dejar su relevancia a un competidor, Nokia, que hasta hacía unos años fabricaba neumáticos y que se convirtió en el mayor fabricante de teléfonos móviles.

Nokia logró hacerlo mejor que Motorola por dos aspectos:

  1. Supo responder a las necesidades de los Operadores
  2. Supo adaptar su producto a su público, convirtiéndolo en un producto de moda y adaptado al público en masa.

Este doble parámetro supuso que en 1997 Nokia superase en ventas a Motorola, quien hasta entonces era el rey de la telefonía.

Nokia analizó sus dos públicos fundamentales, el cliente final y particular y las operadoras, que se habían convertido en un relevante intermediario y que además vendían teléfonos móviles directamente a lo particulares.

Analizó las necesidades de los operadores y supo adaptar su producto y servicio a sus necesidades. Esto provocó que las operadoras fomentasen que el cliente final comprase un Nokia frente a otro terminal.

Por otro lado, analizó al cliente final, así como sus deseos y anhelos y supieron que un teléfono móvil sería algo más que un aparato para realizar llamadas, iba a ser un aparato que se convertiría en una extensión de la persona, por lo que empezó a trabajar y cuidar el tamaño, el diseño la marca… todo ello hizo que también fuese la preferencia del público por aquellos años.

Lo que debemos ver es que es importante levantar la cabeza y analizar el mercado y nuestros clientes. Detectar las necesidades y deseos es de los elementos más importantes y más difíciles del marketing, pero detectar estos cambios y ser el primero en verlos, ayudará a posicionar una empresa como la primera del mercado. De aquí que las grandes empresas estén constantemente realizando estudios de mercado y tengan equipos profesionales encargados en analizar las tendencias.