Seleccionar página
Elegir un nombre para tu empresa o producto

Elegir un nombre para tu empresa o producto

Es un proceso complicado ya que por una lado, tiene una importancia crítica (un buen nombre puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso) y además, debe ser un nombre que no esté ocupado, que lo podamos usar y que cumpla con algunas características muy específicas.

Primeros Consejos:

  • Lo primero, es que el nombre que elijamos nos debe gustar, debemos sentirnos a gusto con él. Vamos a dedicar muchas horas de trabajo y debemos sentirnos bien con la elección del nombre.
  • Preferiblemente debe ser un nombre corto y fácil de recordar (suelen aconsejar nombres como máximo de 3 sílabas)
  • Además es importante saber la disponibilidad de su dominio. Si existe .com sería muy positivo, pero tal y como está hoy en día el registro de dominios, con encontrar libre .net y uno local (el de tu país) puede ser suficiente.
  • Si además, puede estar asociado a nuestra actividad o servicio, podríamos tener un nombre redondo. Pero reconozcámoslo, eso es muy complejo.
  • Por último, este trabajo de naming se puede dejar a un profesional, que nos escoja uno o varios nombres. Es una opción muy buena, pero también cara y no todos los emprendedores o empresas tienen esa capacidad de inversión, aunque suele ser un buen valor.

Ideas para elegir un nombre:

A continuación os vamos a ofrecer algunos métodos para poder buscar un buen nombre, esperamos que alguna de ellas os pueda ser útil, aunque en mi opinión lo mejor es aunarlas todas.

  1. Llevar siempre consigo una libreta o lugar donde anotar todos aquellos nombres que se nos ocurran. Un buen nombre puede surgir en cualquier momento. Nunca rechacéis uno previamente, lo mejor es siempre tenerlos todos anotados para revisarlo más tarde.
  2. Tener siempre presente la idea de empresa o del producto, tus objetivos, tu público target… esto te puede ayudar en valorar qué nombres son interesantes y cuales no.
  3. Dedicar un tiempo diario sólo a pensar en nombres (con 30 ó 45 minutos diarios durante unos días puede ser suficientes) y anotarlos todos en una lista.
  4. Hacer una selección meditada de los nombres que más te gusten y por qué.
  5. Enseñar esos nombres a personas externas de confianza, que opinen y que los valoren. Siempre es bueno tener ideas de fuera
  6. Cotejar los posibles nombres con sus disponibilidades de dominios. Eso se puede saber con cualquier servicio de dominios.
  7. Repetir los nombre muchas veces en voz alta para estar seguros de que suenan bien. A veces nos sorprenden que algunos nombres nos dejan de gustar y otros, cada vez que lo decimos, nos gustan más y más.
  8. Realizar una selección de nombres, descartando opciones hasta quedar con 3 ó 5 nombres finales. Con esa selección, centrarse en un análisis de pros y contras de cada uno de ellos y compararlos para sacar 1 ó 2 nombres.
  9. Finamente realizar la selección final y cotejar sus disponibilidades en el registro mercantil así como pensar un poco en su posible creatividad.

Algunos consejos adicionales para valorar el potencial de un nombre:

  • El nombre debe ser breve, como máximo 3 sílabas
  • No te dejes llevar por tendencias, estas pueden pasar de moda y tu nombre de empresa no.
  • Fíjate que sea un nombre fácil de recordar.
  • No utilices nombres genéricos a tu actividad, ya que eso hará que sea complicado forjar una marca e identidad. Busca palabras asociadas con las que crear tu propio branding y por el que seas fácil de localizar en internet.
  • Evita palabras que puedan contener palabras tabúes que nos puedan dar problemas a nivel SEO o Spam (Palabras asociadas a la sexualidad, insultos… pueden generar problemas)
  • Piensa siempre en el largo plazo. Piensa que ese nombre quizás te acompañe muchos años.
  • Piensa cómo podría quedar el logotipo y su creatividad. Quizás esto te ayude a tomar una decisión.