Seleccionar página

Recientemente realicé una conferencia en la Universidad de Oviedo, centrada en emprender y en el marketing. Uno de los puntos que traté se centró en la importancia del Precio dentro de la estrategia de marketing de una empresa así como dentro de la estrategia general de la misma.

El precio es el único ingreso que obtiene una empresa de su actividad económica (está claro que puede haber ingresos financieros y de otro tipo) pero es mediante el precio, por lo que la empresa tiene su razón de ser.

En post posteriores hablaremos de estrategias y modelos para establecer precios, en este post nos centraremos en comprender la importancia de esta variable, que a veces, los “marketinianos” la tenemos un poco olvidada.

Los Beneficios de una empresa podemos expresarlos de la siguiente manera:

Bf = Ingresos (precio x rotación) – Gastos (Fijos y Variables)

Con una fórmula tan sencilla como esta, nos damos cuenta rápidamente del peso del precio y de la rotación sobre los beneficios. El precio es un elemento multiplicador, es decir que un leve incremento ejerce un crecimiento importante en los ingresos de una empresa. Eso no pasa así con los Gastos, en los que todo lo que consigamos reducir, simplemente afecta en forma de suma o resta. (*)

Imaginaros que manteniendo las ventas o asumiendo una reducción de las misma (siempre menor que el aumento del precio), logramos aumentar el precio del producto, un pequeño crecimiento (siempre apoyado con algún valor adicional que aporte valor a ese incremento en el precio) repercute de forma más que significativa en los resultados finales de la empresa.

Lo mismo pasa a la inversa, en caso de reducir los precio. Está claro que puede ser un incentivo importante para un incremento de las ventas, pero es una decisión trascendental para la empresa y en muchos casos, esta decisión se deja que la tome un vendedor normal en forma de descuentos.. Pensemos que el precio influye de una forma tan trascendental en la cuenta global de los resultados de una empresa, que no se debe dejar al libre albedrío la alteración de los mismos. Cosa que se hace con más regularidad de la que pensamos.

Lo mismo pasa con un incremento de la rotación, es decir del número ventas, tiene un efecto multiplicador en el sistema.

Siempre es importante tener controlados los gastos de una empresa, saber cuales son fundamentales, cuales aportan valor y cuales pueden ser reducidos, pero no debemos obsesionarnos (como sucede en estos tiempos complejos) en recortar de forma sistemática y olvidarnos de la variable precio y rotación.

Desde aquí, os aconsejamos que penséis y analicéis de forma calmada y detallada el establecimiento de los precios y servicios de vuestros productos. Es una variable clave, estratégica y para muchos, la más importante del famoso marketing mix. Además podéis encontrar consultoras especializadas en el establecimiento de precios, que seguro que os pueden ayudar si vosotros no conseguís redondear este aspecto fundamental (más cuando es un producto novedoso y quizás con poca competencia).