Seleccionar página

Las metas a corto plazo o Quick Wins son pequeños objetivos que debemos establecer en todos los proyectos y más cuando son proyectos a largo recorrido (de varios años) y que nos podemos desmotivar o desorientar por el camino.

Una meta a corto plazo se puede visualizar como el conjunto de escalones que tienes que ir subiendo hasta alcanzar la meta final. Así por ejemplo, si tienes un objetivo para dos años de alcanzar una cifra de nuevos clientes de 100, se podrían establecer metas cada 20 nuevos clientes (por ejemplo)

La finalidad que tiene este establecimiento de metas es variada y positiva:

  1. Ayudarte a ver si estás cumpliendo los objetivos.
  2. Pequeñas aportaciones de satisfacción personal y profesional por ir cumpliendo los objetivos. Hitos
  3. Marcar una línea directa hacia los objetivos establecidos.
  4. Introducir indicadores de éxito.

La forma que deben de tener estas metas a corto plazo son muy personales, ya que las establece el propio individuo, no es como el objetivo final que los impone el consejo y tu director:

  1. Impuestas por uno mismo.
  2. Debe ser una meta accesible y objetiva.
  3. Debe estar asociada al objetivo principal o final.
  4. Debe generar una pequeña satisfacción alcanzarla. Si esto no se produce, no tiene razón de ser.

Es muy recomendable por tanto, establecernos metas a corto plazo, reconfortantes y accesibles en nuestro proyectos. Una forma ideal de mantenernos activos, positivos y motivados en nuestros proyectos.