Seleccionar página

 

Por público objetivo o público target entendemos al conjunto de características que definen a un determinado tipo de público al que consideraremos como nuestro objetivo, es decir a quien nos estamos dirigiendo o deseamos dirigirnos.

El público objetivo puede ser de un producto, un servicio o de una determinada acción de marketing. Una misma empresa puede tener diferentes públicos objetivos, a los que debe adecuar las diferentes estrategias, soportes y mensajes para conseguir el objetivo establecido para con ellos.

Algunas diferencias básicos y claves para definir a los públicos target:

  • Si son empresas, autónomos o particulares.
  • Si tienen potencial de consumo o no.
  • Si es una público suficientemente grande como para aportar la demanda necesaria de nuestro producto (si es rentable).
  • Recordad que no hay que abarcarlo todo. Cuanto más definido y claro esté el target, mejor para la estrategias (más efectiva)

Rasgos que definen al público objetivo:

  • Sociodemográficos: sexo, edad, nivel educacional, ubicación…
  • Socioeconómicos: ingresos, tipo de consumo, clase social…
  • Psicográficos: son aspectos difíciles de conseguir, pero los más importantes: estilo de vida, valores, opiniones, personalidad…

Con estos datos, podremos definir a nuestros diferentes públicos target, darles forma y poder analizarlos en detalle, para que así, podamos ajustar nuestras acciones.

Un empresa, por ejemplo un fabricante de coches, puede tener diferentes públicos objetivos (empresas y particulares). Luego cada tipo de coche puede ir enfocada a uno o varios públicos más objetivos. Pongamos el caso de coches muy económicos y pequeños, podríamos definir varios públicos target para este producto. A ver qué os parece:

–     Jóvenes que quieran su primer vehículo

–     Familias que desean tener un segundo vehículo para cubrir ciertas necesidades

–     Empresas para potenciar sus flotas comerciales o para los vendedores.

Para cada uno de estos potenciales clientes definidos, deberíamos adecuar los mensajes, soportes y canales… en fin la estrategia, para acertar, ya que no todos responden de la misma manera

Una buena estrategia es definir correctamente al público target, muchas empresas ya fallan en este primer punto, y luego buscar toda la información posible sobre este segmento con el fin de conocer datos como poder adquisitivo, formación, geográficos, gustos, preferencias… cuanta más información, mas datos tendremos para crear una estrategia acertada. Con todo esto, deberemos definir una estrategia y una táctica adecuada a cada segmento, es decir debemos definir una estrategia personalizada.