Seleccionar página

Al ver como una empresa organiza sus departamentos de Marketing y Ventas, no sólo vamos a conocer mucho de su orientación hacia los mismos, sino que además vamos a tener mucha información sobre las estrategias, forma de trabajo y futuro de la empresa.

Con todo, estamos hablando de generalidades, ya que, además de la estructura que se tome, depende mucho de los directores de los departamentos así como su capacidad para la gestión e interrelación entre ambos ámbitos de la empresa

Empresas en las que el departamento de Ventas y el de Marketing son autónomos e independientes. Vemos en estas empresas que hay un gran preocupación por ambas áreas. Este formato es ideal para muchas empresas siempre y cuando haya una perfecta comunicación y sincronía entre ambos departamentos y esto a veces no es sencillo (marketing y ventas deben trabajar de una forma muy conjunta). Las empresas con este formato tienen una visión a largo plazo combinada con el corto plazo.

Empresas en las que el departamento de Marketing se integra dentro del departamento de Ventas. Estas empresas y siempre en función de la libertad de maniobra del departamento de marketing, están orientadas más hacia al corto plazo, los resultados de ventas trimestrales y anuales. Quizás puedan carecer de una visión más a largo plazo y esto les puede llevar a la pérdida de competitividad.

Empresas en las que el departamento de Ventas se integra dentro del departamento de Marketing. Esta estructura la vemos en menor medida. Con este formato las empresas ganan en posicionamiento estratégico. No se atan a los objetivos cortoplacistas, tan importantes y tan perjudiciales para la empresa

Empresas en las que solo hay un departamento de marketing. Este formato lo vemos sobre todo en empresas online. El departamento de marketing es el que rige todo el proceso del producto/servicio: cliente, venta, marca, estrategia… y suelen tener la doble gestión, la de marketing y la de ventas integrada.

Empresas en las que solo hay un departamento de Ventas. Este formato de empresas las podemos ver en empresas pequeñas o que no hayan evolucionado mucho. Hay una orientación 100% a la venta y por lo general, no hay un trabajo de marketing muy específico.