Seleccionar página

Poco a poco van creciendo las ventas online de productos orientados al B2C y una de las diferencias substanciales que podemos ver en este tipo de venta, es el fantástico servicio postventa que tienen las principales empresas del sector.

Es motivo es claro, el consumidor al perder en contacto con el vendedor de la tienda, elemento que da una gran confianza y seguridad en la venta ya que, en caso de insatisfacción por un producto, siempre una podría acercarse por la tienda y quejarse, o “montar un buen número”, ahora necesita de un elemento extra que aporte valor y de confianza a esa venta online, siempre más fría y con menor contacto con las personas.

El servicio postventa de los principales operadores es espectacular.

Recientemente he comprado una silla por una tienda online y he tenido un problema con uno de los reguladores. El mismo día que notifiqué el problema, dos personas se pusieron en contacto conmigo por email (ya no tienes la sensación de que eren un correo más en un buzón lleno de reclamaciones.

Al día siguiente, me llamaron telefónicamente para que les explicase el problema. Una vez indicado me confirmaban que me cambiarían el silla sin coste extra (no tuve que dar explicaciones ni subir el tono de la conversación, fue algo automático y fluido).

De pronto me di cuenta que tenía un problema, que el embalaje de la silla lo había tirado. La solución ofrecida por la operadora era perfecto, me entregaban una nueva y la defectuosa la guardaría en el embalaje de la nueva y me la recogerían en uno o dos días. Otro punto a favor.

Y todo ello sin sobre costes, si tener que pagar por servicio de transportes y adaptándose a mi horario de oficina. Sin preguntas ni complicaciones. Sin duda me ha generado una confianza para seguir comprando productos en esta tienda online.

Este caso refleja claramente el buen hacer de muchas empresas de venta online. Es para ellas una obligación la correcta gestión de la postventa, ya que es aquí donde se puede marcar la diferencia con otros proveedores, asegurar clientes fieles para el futuro y romper los miedos y barreras para los que reniegan de la compra online.