Ayer 10 de marzo de 2020 el Gobierno de España determinaba la cancelación de los eventos públicos de más de 1000 personas en espacios cerrados. Esto afectaría a conciertos, teatros y otros espacios públicos similares.

Las repercusiones que tiene esta decisión en el sector cultural de España son muy importantes ya que pueden poner en una situación crítica a una gran multitud de empresas del sector: artistas, músicos, agencias de representación, promotores que hayan vendido ya entradas, espacios escénicos, agencias internacionales, empresas de decoración y montaje, de alquiler de instrumentos…

Este decisión, por el momento de 2 semanas, conlleva un parón de todas las actividades artísticas en auditorios, teatros, salas, palacios de congresos… en un momento que para muchos es plena temporada.

Muchas empresas miran ahora los contratos y las cláusulas de Fuerza Mayor, cláusulas que siempre han estado allí y que no siempre tenían mucha importancia. En ellas se pueden ver los motivos de Fuerza Mayor para una cancelación como actos de terrorismo, huelgas generales, guerra… y en ocasiones se incluye la de epidemia. Pero no siempre.

Ahora muchos empresarios analizan sus contratos con proveedores y clientes como hoteles, empresas de transportes, el alquiler del espacio, el contrato con los artistas… esperando poder cubrir o minimizar las pérdidas, ya no por los potenciales beneficios que dejarán de percibir, sino por las pérdidas por los adelantos y anticipos a muchos de estos proveedores.

Por otro lado, las aseguradoras han parado la cotización de todo tipo de eventos públicos de este tipo. Esta decisión que confluye con otra tomada recientemente en el que se especificaba que quedaban excluidas de las coberturas todas las cancelaciones por Coronavirus o por otro virus contagiosos como la Gripe A, terminan por cerrar el cerco para muchos proyectos, actuales y futuros.

Creo que todos, a partir de ahora, vamos a tener un poco más en cuenta estas cláusulas de fuerza de los contratos sabiendo, de primera mano, los riesgos que pueden conllevar, por lejanos a la realidad que puedan aparecer.