Una de las consecuencias de esta pandemia del Coronavirus es la crisis económica y el estrés que muchas empresas van a sufrir con el parón de su actividad. Una de estas empresas ha sido Hazard Chase Ltd.

Hazard Chase es o fue, una de las oficinas inglesas de referencia en la gestión de artistas de música clásica. Entre su listado de artistas podíamos encontrar grandes nombres de la música como Benjamin Grosvenor, The Tallis Scholars, Masaaki Suzuki, Andrew Litton, Anthony Marwood, Vox Luminis…

El parón originado por el coronavirus ha implicado el cierre de todas las salas a nivel internacional, así como la cancelación de todos los conciertos y recitales que tenían cerrados. Una situación sin ingresos y con los gastos lógicos de una gran estructura, ha provocado que finalmente haya tenido que cerrar.

No todas las empresas tienen un colchón financiero que pueda sobrevivir a esta situación y no todos los países van a facilitar las ayudas que las empresas van a necesitar. Esta situación se va a reproducir en muchas más empresas del sector cultural, uno de los más castigados por esta pandemia.

Desde aquí queremos sumarnos al pesar por la desaparición de una de las agencias más respetables del panorama internacional y muchos ánimos para todos aquellos grandes profesionales que trabajaban en esta empresa y que el pasado viernes 20 de marzo han recibido la noticia del cierre.