Francia no es uno de los países que más ha sido afectado por el Coronavirus, per sí que ya podemos ver los primeros efectos de este virus en el sector cultural en Francia.

TURISMO

El turismo ya empieza a notar las consecuencias del Coronavirus. La reducción de llegadas al país, así como la bajada en la afluencia de público a espacios que pueden acoger multitudes como museos, teatros, auditorios… empieza a hacer incidencia en el sector de la cultura en Francia.

EMPLEADOS

El Museo del Louvre ha decidido no abrir varios días de esta semana ante la negativa de sus trabajadores antes el riesgo de contagio de este virus. Las empresas del sector cultural deberían tener en cuenta la respuesta de sus empleados ante este fenómeno ya que pueden decidir no asistir a su puesto de trabajo por el potencial riesgo que corren (especialmente aquellos empleados de atención al público).

Para evitar estas situaciones, y en casos de entidades con la visibilidad y reputación del Louvre, lo que aconsejamos siempre es poder aportar información a los empleados sobre cómo evitar y prevenir potenciales contagios.

Además de la formación, es importante que los empleados puedan tener ciertos elementos de seguridad como limpiadores de mano, mascarillas… con la finalidad de limitar la posibilidad de contagios y de dar confianza a este público.

Por otro lado, el Gobierno francés ha decretado que este fin de semana se eviten (mediante una prohibición expresa) de los eventos públicos de todo tipo, aunque por el momento ha excluido a museos, parques de atracciones y momentos.

Nos parece irónico que se sugiera evitar todo tipo de evento público y sin embargo se mantengan abiertos estos puntos de contacto de masas.

EN ESPAÑA

Nosotros ya estamos viendo las primeras consecuencias de este tipo. Por ejemplo, recientemente se ha anunciado la cancelación de los conciertos que tenía previsto la Orquesta de la Radio Televisión Italiana RAI en el Auditorio Nacional de Madrid. Me imagino que no será la última cancelación de calado.