13 consejos a tener en cuenta para desarrollar un Plan para un Negocio Cultural

Me gustaría hacer una pequeña selección de elementos que deberíamos tener en cuenta para que nuestro proyecto cultural pueda tener éxito a nivel teórico, es decir, en la preparación del plan de nuestro proyecto cultural.

Antes de embarcarnos en llevar a la realidad nuestro proyecto cultural, deberemos realizar un trabajo previo con la finalidad de conocer su viabilidad (no solo a nivel económico) y que se pueda convertir en una referencia para el proyecto en sí mismo.

Podríamos tener muchas semejanzas con las claves para realizar un plan de negocio, en cierto modo podemos decir que son lo mismo, salvando las diferencias.

Son, por tanto, consejos a tener en cuenta cuando nos ponemos a preparar un Plan sobre nuestro Proyecto cultural.

Por qué crear un Plan de “negocios” para nuestro proyecto cultural.

En nuestra realidad actual, hay muchos buenos proyectos culturales que no llegan a buen puerto. Debemos, entre otras muchas cosas, desarrollar un plan de “negocio” y viabilidad de nuestro proyecto. Ya sea para nuestra propia información o para logar financiación de un banco o quizás para lograr la atención de un inversor o un socio,

  1. No trabajes en solitario. Busca gente con experiencia o formación que pueda aportar valor a tu proyecto. No sabemos de todo y siempre es bueno rodearse de gente con valor. Eso no implica que el proyecto deje de ser tuyo si así lo es.
  2. Es importante tener las ideas principales claras y saber exponerlas en el proyecto. Las ideas de referencia son las que nos ayudarán a llegar a buen puerto.
  3. Busca más información, siempre de valor, en internet y libros. También es importante contactar con personas que puedas tener conocimientos profundos en ciertas materias que estén en contacto con tu proyecto.
  4. En relación al anterior punto, siempre es bueno incluir puntos intermedios o metas para conocer y analizar la evolución del proyecto, para evitar desviarnos o para modificarlo. Son puntos en los que revisamos lo que hemos hecho hasta el momento y si vamos encaminados hacia nuestro objetivo
  5. Desarrollar un DAFO, un estudio crítico sobre las Fortalezas, Debilidad, Oportunidades y Amenazas de nuestro proyecto. Hay un post en este blog sobre cómo realizar un DAFO
  6. Desarrollar un plan financiero. Es un elemento muy importante para cualquier proyecto, ya sea para hacerlo realidad o para proponerlo a alguna empresa o banco. No necesitamos ser economistas, pero sí que debemos realizar unas previsiones sobre nuestro capital, gestos, potenciales ingresos…
  7. Ten en cuenta los resultados de los diagnósticos y estudios previos en tu proyecto cultural. Analiza los datos recibidos de forma crítica antes de ponerte en marcha con el proyecto en sí.
  8. Recuerda que el plan debe incluir elementos financieros y de marketing, no solo debe contener información cultural. Debemos aportar una visión más de negocio
  9. Intenta aportar valor. No te conviertas en un mero transcriptor de lo que has leído. Lo que ha funcionado antes no tiene por qué hacerlo ahora. Intenta pensar por ti mismo y aportar desde tus conocimientos e inteligencia.
  10. Establece siempre un orden en tu proyecto. Por ejemplo, tener claros los objetivos, pueden contribuir a crear las estrategias para alcanzarlos y una vez con las estrategias diseñadas, se pueden establecer las tácticas y herramientas a emplear.
  11. Establece un calendario. Es solo un ayuda, pero es bueno intentar definir un calendario con las diferentes etapas hasta la conclusión del proyecto. No dejan de ser una guía, pero nos pueden aportar mucha información sobre la evolución del proyecto.
  12. Conoce tus recursos: Aspectos como el tiempo, el dinero, colaboradores… son claves. Debemos conocer el estado inicial, así como la evolución de los mismo a lo largo de nuestro proyecto. Muchos proyectos viables terminar no viendo la luz por no haber tenido claro los recursos reales con lo que se contaba.
  13. Después de todo el trabajo, revisa el plan del proyecto, deber ser crítico y analizar la viabilidad del mismo a diferentes niveles, no solo culturales, sino también económicos o que aporten valor a la sociedad.

 

Estas son algunas ideas que deberías tener presente si te planteas desarrollar un plan para un proyecto cultural.