Seleccionar página

Hacer un Máster de Gestión Cultural, como cualquier otro, debe ser una decisión que se tome tras un larga estudio sobre los pros y contras de hacerlo. Ya con la decisión tomada, debemos saber cuando es un buen momento para hacerlo.

 

Al terminar la Carrera o Grado Universitario

Un momento bastante habitual es hacer el Máster de Gestión Cultural justo tras terminar los estudios universitarios. Muchos estudiantes vienen de carreras variadas como Historia, Historia del Arte, Filosofía, Arqueología… y deciden iniciar o continuar sus estudios en Gestión Cultural por varios motivos:

  1. Una forma de poder empezar a especializarse en la Gestión Cultural
  2. Profundizar en los conocimientos de la Gestión Cultural que haya podido adquirir durante la formación previa.
  3. Una vía para poder entrar en el mercado laboral asociado a la Gestión Cultural

Pese a todo esto, uno de los problemas más habituales que se pueden encontrar los alumnos en este caso, es que no tienen experiencia previa en el sector de la Gestión Cultural. Muchos de los Máster en Gestión Cultural suelen tener un conocimiento muy especializado y generalmente se suele sacar mucho provecho si la persona ya tiene experiencias laborales previas en la Gestión Cultural.

 

Cuando se ha empezado a trabajar en Gestión Cultural

Otro momento habitual en el que se toma la decisión de hacer un Máster en Gestión Cultural es cuando el profesional ha empezado a trabajar en el sector, y necesita profundizar conocimientos que quizás le puedan faltar.

Aquí el máster que se puede intentar buscar es uno que aúne conocimientos teóricos con muchos elementos prácticos, casos de estudio y profesores en activo. En esta opción, la toma de decisión de hacer un máster surge de forma natural, ya que el profesional detecta ciertas carencias a nivel teórico o de experiencia, que desea cubrir.

 

Cuando se llevan muchos años trabajando en Gestión Cultural

Otro momento, aunque menos habitual, es cuando un profesional ya lleva una larga carrera en el Sector Cultural y decide hacer un máster específico. Esta decisión surge por varios motivos:

  1. Como forma de refrescar conocimientos o experiencias
  2. Por que se le ha ofrecido un cargo de gran responsabilidad y necesita una formación adicional.
  3. Para crear su propia empresa en Gestión Cultural
  4. Por gusto o aburrimiento. También se puede dar esto en perfiles más senior.

 

Sin experiencia ni formación previa en Gestión Cultural

Hay un último perfil y momento en el que hacer un Máster en Gestión Cultural y es el del estudiante que no tiene ninguna experiencia ni formación previa en la materia, pero desea reconducir su carrera profesional.

Esta decisión suele venir provocada por que el profesional no esté cómodo en s actual puesto de trabajo y desee realizar un cambio. Podemos ver a muchos estudiantes de máster con este perfil y es una decisión que muchas veces puede ser desacertada, ya que no tiene una experiencia o interés previo y desconoce totalmente el mercado y el sector.

Pese a todo, hay muchos grandes profesionales de la Gestión Cultural que aterrizan en el sector por esta vía.