Seleccionar página

Destacamos un conjunto de consecuencias a corto, medio y largo plazo que van a incidir de forma muy importante en el Sector Cultural y en la concepción del mismo tras el Coronavirus.

Lo primero que debemos tener claro es que el sector cultural es uno de los más heterogéneos, por lo que habrá áreas muy afectadas (como por ejemplo la de las Artes Escénicas) y otras menos o incluso favorecidas como puede ser la literaria o la venta de libros en cualquier formato.

Debemos tener claro que seremos de los últimos en salir y además nuestra salida será lenta y paulatina. Esto tendrá grandes implicaciones ya que la “normalidad” del sector la tardaremos mucho en ver, quizás a lo largo del 2021, mientras que otros sectores, en verano del 2020 ya tendrán una cierta normalidad.

Ahora, vamos a ver algunas de las repercusiones que tendrá este Coronavirus en el Sector Cultural en España, que en muchos casos podrá ser similares a los de otros países. Son repercusiones a corto, medio y largo plazo.

Desaparecerán muchas empresas del Sector Cultural ya que no tendrán músculo financiero para mantener sus estructuras y gastos durante este largo periodo de confinamiento.

Surgirán nuevas empresas a cubrir algunas de las empresas que hayan desaparecido, pero no en su totalidad. Además, muchas de estas empresas tendrán problemas de arranque como escasa financiación, dificultad para encontrar socios e inversores…

Muchos artistas y personas del sector dejarán su trabajo y buscarán en otros sectores. No estamos hablando de los grandes artistas aclamados, estamos hablando de muchos pequeños artistas y profesionales que buscarán sectores más estables.

Precariedad Laboral. Esto va a ser una máxima en todos los sectores y no lo va a ser menos en el cultural. Los salarios se van a reducir o contener, sobre todo en los puestos y categorías menos especializadas.

Las salas reducirán sus aforos. Muchas salas de espectáculos tendrán que reducir sus aforos, especialmente los recintos cerrados.

Ajuste presupuestario general en el sector. Si hay menos público llenando teatros, auditorios o museos, también estas entidades tendrán una menor capacidad de ingresos, por lo que sus presupuestos para sus diferentes eventos y espectáculos se reducirán.

Reducción de cachés de artistas. Si hay menos presupuesto por parte de las entidades contratantes, los artistas tendrán que reducir sus cachés o verán como se merman el número de sus representaciones.

Cambio mental en relación a los grandes eventos. Realmente podemos estar en la antesala del final de los macro-conciertos y grandes espectáculos que implicaban grandes aglomeraciones de personas.

Desarrollo de la Digitalización. Habrá muchos espacios culturales que aceleren, por fin, sus procesos de digitalización. Surgirán más visitas virtuales, opciones de conciertos en directo en streaming (ya estamos viendo ejemplos muy interesantes), desarrollo de tiendas online, mejoras de páginas web…

Cambio general en el Mundo Cultural. Creo que estamos en la antesala de un cambio general del mundo cultural tal y como lo conocemos y cuyas repercusiones irán mucho más allá de estas previsiones que aquí exponemos y que iremos descubriendo según evolucione el sector.