Seleccionar página

Hace unos días aparecía en un importante medio digital, de esos con un tinte un poco sensacionalista y lleno de gente sin mucha experiencia que se dedica a rellenar contenido, una noticia en la que se decía que el palacio Casa de Pilatos de Sevilla necesitaba una restauración urgente.

El título exacto era: “El palacio Casa de Pilatos necesita una restauración urgente: todas las claves”. Con un título tan llamativo, cómo no podríamos entrar a devorar esa noticia…

El resultado, como se podía uno imaginar, era un texto sin rigor alguno, alejado de toda nota o referencia a la restauración o a esa crítica situación sobre su estado y que terminaba centrándose más, en una nota de sociedad al dedicarle tanto espacio a la actual propietaria (Duquesa de Medinaceli) como al número de palabras dedicado al Bien y titular de la noticia.

Al final, parece ser que la Casa Pilatos solo necesita un raspado y una capa de pintura en uno de los muros exteriores (el más reciente, que es del siglo XX). Algo totalmente alejado del titular

Con este caso y ejemplo, lo que queremos dejar patente es el sensacionalismo con el que se tratan ciertas noticias culturales en los medios generalista. Quizás es que no generen el suficiente interés por parte de los lectores y que estos títulos logren más visitas, pero la frustración y la sensación de engaño tras la lectura creo que no deberían compensar.