Es paradójico lo difícil que resulta encontrar una buena definición de Gestión Cultural y la cantidad ingente de cursos, masters y demás formación que se centra y tiene como foco, en este ámbito profesional. La Gestión Cultural va más allá del significado propio de esas dos palabras: “Gestión” y “Cultura” (administrar, regular, dirigir…  en función de unos objetivos y estrategias, recursos de un bien, producto o servicio cultural) debido a la amplitud de aspectos y aristas que tiene cada uno de esos conceptos: cultura, gestión, objetivos… convirtiendo la Gestión Cultural en un amplio paraguas que alberga gran infinidad de aspectos y acciones diferentes y que dificulta poder tener una definición que los abarque a todos y que logre un consenso.

Aprovechando contenidos anteriores PromociónCultural.com, así como textos y definiciones de otras fuentes, nos atreveríamos a definir la Gestión Cultural como: La administración de los recursos (humanos, materiales o inmateriales) de una determinada organización, con el objetivo final de acercar un determinado bien, producto o servicio cultural, a través de unas determinadas estrategias y acciones, al público y sociedad en general.

Vemos, a través de esta definición que esta gestión cultural lleva en su ADN, 3 elementos básicos: la de Gestión de Recursos,la Visión Estratégicay una clara Orientación y Vocación hacia la Sociedad:

  1. Gestión de Recursos:Es la función propia del Gestor. Gestionar los recursos de que se disponen, o buscar otros nuevos es la función básica de un gestor. Cada proyecto, negocio o empresa tiene a una o varias personas encargadas en la gestión de los recursos
  2. Visión Estratégica:Es el enfoque global y profesionalizado de la actividad de la gestión cultural. La gestión cultural siempre implica un enfoque a largo plazo, pero que debe ser medido y trabajado a través de hitos a corto plazo.
  3. Orientación y Vocación hacia el público:es finalmente la razón de ser de la Gestión Cultural, hacer llegar al público y sociedad en general ese bien, producto o servicio cultural. Si no se llega al público, no tiene sentido alguna esta labor, ya que se quedaría, simplemente, en una labor de conservación.

Pese a todo, no creemos que esta definición abarque toda la amplitud y riqueza de la labor de la Gestión Cultural, pero sí que creemos que es una definición sencilla que puede ser de utilidad para dar un enfoque bastante delimitador.

Si te ha interesado este post, quizás te interesen estos temas:

Qué es un Gestor Cultural

Puesta en Valor

Qué es la Difusión Cultural