Seleccionar página

The death of the artist, de William Deresiewicz es uno de los libros que, si te gusta la cultura y conocer su situación actual, deberías leer

El libro se centra en la situación actual del artista, tanto del creador como la del intérprete, situación que cataloga como de muerte y lo va ejemplificando con casos reales

A continuación, te paso algunos de los datos reales, muchos de ellos centrados en Estados Unidos, que usa para reafirmar el título de su libro

  • Del 1% de los creadores de las artes visuales que más ingresan por sus obras, el último de ellos obtiene solo 13.000$ al año. No es una cantidad que da para vivir. Además, da qué pensar con el 99% restante.
  • En el mercado de las obras de arte en EEUU, en 2018 solo 20 artistas concentraron el 64% de las ventas de creadores vivos.

 

Esta situación también se repite en otros sectores como el literario o el de la música. Así por ejemplo:

Kindle: la plataforma de Amazon de libros digitales según el autor: “de los más de seis millones de libros disponibles en Kindle, el 68% vende menos de dos copias al mes; y sólo hay dos mil de ellos que generen ingresos equivalentes o superiores a 25.000 $ anuales

Spotify: hay dos millones de artistas, y el 4% de ellos concentra más del 95% de las reproducciones; hay un 20% que no ha sido escuchado ni una sola vez

Otro ejemplo más práctico que denota el estado y valor de la producción artística es por ejemplo la de la banda Ceramic Dog, que ganó en 2018 la cantidad de 187$ en Spotify cuando unos años antes, tendría previsto un ingreso de 9.000 por la venta de cds.

Cultura sigue viva

Pese a estas cifras, debemos reconocer que la vida cultural y producción artística está en pleno auge y más e. este 2020 con la pandemia. Se ha multiplicado el consumo por parte del público en general de música, libros, series o películas. Por lo que este indicador de salud cultural es positivo. Sin embargo, los ingresos o beneficios no están llegando de forma justa o repartida entre los creadores.

La cultura se ha convertido en una fuente de ingresos secundaria para muchos artistas, que buscan compatibilizar su labor como producción artista con otros empleos antes la dificultad de subsistir solo con los ingresos generados por su producción.

Futuro – Digitalización

El futuro de muchos de los artistas y del arte en general está centrado en analizar y recorrer las diferentes opciones digitales. Ya no hay un retorno a siglo XX, la digitalización es el futuro, con sus cosas positivas y negativas.

Entre las opciones que se abren en el futuro está la auto publicación, eliminación de intermediarios, artistas amateur, alcance global…