Seleccionar página

Todos nos deberíamos hacer esta pregunta cuando nos planteamos si vamos creamos un blog, ya sea para nosotros o para nuestra empresa. La creación del blog nos puede llevar solo unas horas, y siempre resulta apasionante: buscar un dominio, mirar un servidor sencillo, ver un “template” que nos guste, empezar a montar y diseñar el blog… Pero lo que debemos tener en mente es que el tiempo del que estamos hablando es un tiempo a largo plazo, una dedicación de varias horas semanales (en función del número de contenidos que queramos subir semanalmente), y esta dedicación debería ser durante muchos meses e incluso años. ¿Has pensado en eso?

Ya hemos hablado mucho de lo importante que es tener un blog para nuestra organización, pero también remarcamos que si decidimos tener un blog es para tenerlo bien hecho, cuidado y actualizado. Si esta idea peligra incluso en el momento de la creación, es mejor no embarcarnos en la tarea de crear un blog. Es mejor simplemente no hacerlo que hacerlo mal.

Un blog puede dar grandes resultados y convertirse en una herramienta muy útil para la empresa, pero también es un escaparate, un lugar de interacción, un lugar donde tu marca puede verse comprometida si no está correctamente gestionado. Mantener correctamente un blog, actualizado, subiendo contenidos dos o tres veces a la semana, preparar las imágenes y los textos, así como encontrar los temas que nos interesa tratar, todo ello siempre lleva tiempo y dedicación. Por ello es importante plantearse desde un enfoque realista si vamos a tener tiempo suficiente para dedicarle al blog o no lo vamos a tener.

Tengo tiempo. Perfecto, podemos arrancar con el proyecto con total confianza. Esta opción es buena para tener un control total sobre los contenidos que se suben y la calidad de los mismos. Podrás hacer las cosas a tu gusto.

No tengo tiempo, pero necesito tener un blog. En este caso, no te queda más opción que derivar este proyecto a otra persona, ya sea interna de tu organización o externa (por medio de una contratación de servicios). Con todo y pese a que derives este trabajo, el blog te llevará también tiempo, sobre todo al principio, ya que deberás controlar los contenidos que se suba, monitorear las actividades del encargado de ese blog y controlar la frecuencia y calidad de los contenidos… Es decir, que no te podrás desentender del blog totalmente si realmente quieres que funcione y tenga resultados.