Seleccionar página

Existe una moda en Youtube que se ha convertido en muy popular en países asiáticos como Corea del Sur y Japón, pero que se ha extendido a otros muchos y que ya está llegando a Europa, aunque aún con poca fuerza; hablamos de “mok-bang” o como podríamos definirlo “Mírame comer”.

La idea del “mok-bang” o como también es definida “Dinner porn” se centra en grabarse mientras se come, principalmente en cenas, y se sube a las redes sociales como Youtube y espacios en streaming. Se trata de comer grandes cantidades de comida, donde se muestra además la comida así como la preparación de la misma. Algunos de estos vídeos se hacen en directo, por lo que además hay turno para la interacción con las personas que lo puedan ver respondiendo a dudas y preguntas.

Lo medios de estas grabaciones son bastante caseros, no son para nada profesionales, se puede hacer directamente con la webcam del ordenador o una cámara de usuario. Si es necesario tener apetito y un menú acorde con las expectativas. Aparece el creador del vídeo así como una mesa con los ingredientes o productos ya elaborados que “disfrutará” para esa cena. Según se van degustando la comida, se va mostrando y comentado.

Hay verdaderos fenómenos sociales, como la famosa The Diva, que la podemos ver en el vídeo. Pero muchos jóvenes asiáticos se han ido incorporando a esta moda. Estamos hablando que se visualizan más de 150.000 vídeos de este formato de forma diaria y muchas marcas y empresas empiezan a ver este escaparate como una oportunidad.

Mok-bang es, para algunos de estos creadores, un negocio bastante rentable, pero también es bastante costoso, ya que por ejemplo en el caso de The Diva, estos vídeos le cuestan la suma de más de 2.500€ al mes (sólo en comida) The Diva puede pasar más de 2 horas al día comiendo delante de su cámara, ingiriendo grandes cantidades de comida. Hay algunos video-comedores que llegan a facturar más de 8.000€ al mes con este tipo de vídeos.

La monetización viene por varios canales, por un lado los propios de Youtube. Pero además aparecen formatos genuinos, como plataformas en las que se come en directo y los espectadores puede realizar micropagos como muestra de agradecimiento por el vídeo como en el caso de la plataforma Afreeca TV (http://afreeca.com/)

El éxito de estos vídeos quizás haya que verlo en algo más local y tradicional, y es que a los surcoreanos no los gusta comer solos y esta es una forma de comer acompañado y además de entablar conversaciones con personas de otros lugares. No sé si triunfará esta moda en España y Europa, personalmente y como veo en muchos comentarios europeos de estos vídeos, quizás no tenga la misma aceptación que en Corea y puede que se quedo como algo muy local.